OSTEOPATÍA RETIRO

Confía en Osteópatas Registrados con formación Universitaria

Evidencia Científica

La Osteopatía nace a finales del siglo XIX, por lo que, es imprescindible que se traslade al presente más inmediato. Ese viaje solo se puede transitar por un camino, el de la evidencia científica y gracias al avance tecnológico.

Por ese motivo, es crucial contemplar hacia donde se dirigen las investigaciones más recientes y que aspectos innovadores están produciendo un cambio en la estrategia osteopática.

La mejora de TMO debe combinar la investigación científica, la experiencia del terapeuta y la experiencia del paciente (1).

Una revisión de 22 artículos relaciones con el TMO muestra su eficacia en la liberación de ciertos endocanabinoides localizados en el cerebro e involucrados en numerosos procesos fisiológicos (2).

Los endocanabinoides influyen en la sensación de dolor, fatiga y apetito, por lo que están involucrados en la respuesta ante diferentes patologías como lumbalgia crónica, fibromialgia, lesiones medulares, migraña, disfunciones del tracto gastrointestinal o la depresión (2).

Conseguir su liberación mediante el TMO significa que los objetivos. exclusivamente biomecánicos de los que parte la Osteopatía, poseen un trasfondo de gran calado. Corregir la posición de una vértebra o reestablecer la movilidad de una articulación mediante la liberación de los tejidos no solo ofrece resultados mecánicos, detrás de esas maniobras hay una respuesta que repercute en el sistema nervioso central (SNC) y periférico (SNP).

La sensación de bienestar que pretende el terapeuta, mediante su intervención, y que percibe el paciente, cada vez cuenta con más apoyo científico para poder explicar incógnitas que surgen durante la clínica. No es suficiente saber que algo funciona, necesita estar respaldado por hechos irrefutables.

Dicha intervención está concentrada, en gran parte, en el tacto del terapeuta. De ahí que pueda suscitar dudas que el tratamiento esté condicionado a un aspecto no cuantificable de manera analítica.

Por ese motivo, el tacto también ha sido evaluado recientemente mediante una revisión de más de 47 artículos enfocados en el TMO y en su respuesta terapéutica (3).

La revisión concluye que el tacto es una herramienta que logra una interacción con el paciente, fundamenta la información clínica y sirve para detectar disfunciones en diferentes áreas somáticas. Ese trabajo repercute en efectos biológicos y fisiológicos mediante el toque (3).

Se focaliza la importancia del contacto con el paciente y el beneficio que proporciona el TMO en los procesos fisiológicos que, aparentemente, no están únicamente relacionados con la corrección mecánica.

La aplicación de dos técnicas osteopáticas, una vez por semana y con una duración de 35 minutos, en un grupo de 37 participantes, mostró un efecto parasimpático significativo contrastado mediante imágenes térmicas. Es más, con tan solo 1 sesión, se comprobaron como ya se obtenían resultados positivos (4).

Se demostró que el TMO proporciona un aumento de la conductancia de la piel, lo que significa una respuesta parasimpática. Ese aumento, principalmente vagal, induce a la vasodilatación, y a consecuencia, un aumento de la irrigación del tracto gastrointestinal y una reducción de la Fc (4).

En conclusión, la posibilidad que ofrecen los nuevos métodos de análisis permite explorar nuevas opciones terapéuticas que escapan al concepto osteopático más clásico. La base holística predominante debe obtener un sustento que reafirme su eficacia, aunque ello suponga reestructurar viejos conceptos que parecían inamovibles.

Bibliografía

1. Bordoni B. The Benefits and Limitations of Evidence-based Practice in Osteopathy. Cureus. 2019;11(11):e6093. Published 2019 Nov 7. doi:10.7759/cureus.6093.

2. Fornari M, Carnevali L, Sgoifo A. Single Osteopathic Manipulative Therapy Session Dampens Acute Autonomic and Neuroendocrine Responses to Mental Stress in Healthy Male Participants. J Am Osteopath Assoc. 2017;117(9):559-567. doi:10.7556/jaoa.2017.110.

3. Baroni F, Ruffini N, D'Alessandro G, Consorti G, Lunghi C. The role of touch in osteopathic practice: A narrative review and integrative hypothesis. Complement Ther Clin Pract. 2021;42:101277. doi:10.1016/j.ctcp.2020.101277. 

4. Cerritelli F, Cardone D, Pirino A, Merla A, Scoppa F. Does Osteopathic Manipulative Treatment Induce Autonomic Changes in Healthy Participants? A Thermal Imaging Study. Front Neurosci. 2020;14:887. Published 2020 Aug 18. doi:10.3389/fnins. 2020.00887